MODL Picture

H O J A G A U C H A


Egydio Romanenghí y Carlos Nogueira Martins.

Año 1, No. 1
2 de octubre de 1976

LAS POSTAS
(c) Copyright Egydio Romanenghi, Carlos Noguiera-Martins. 1976/1999.

Las postas en esos días asemejábanse a los faros del mar eran para los viajeros que cruzaban la pampa lo que los faros para los navegantes que cruzan la mar. Pero, además de servir de guía servían de alojamiento. En estas casas sin mayores comodidades parecidas a los antiguos mesones de que nos hablan los evangelistas, los viajeros se detenían para descansar, comer, a veces, y pasar la noche. El descanso para las personas lo era también para los cansados animales . Posteriormente, las postas fueron utilizadas para facilitar los viajes de los correos* La correspondencia era conducida de un sitio a otro por medio de caballos veloces apostados en los caminos a cierta distancia unos de otros. A continuación, dos descripciones de las postas por Francisco Bond Head y Carlos Darwin.(l) El primero de ellos describe la primera noche que pasó en la entonces célebre posta de Villavicencio. "Esta posta -anota- que parece tan respetable en todos los países de América, actualmente se compone de un ranchito solitario sin ventana, con un cuero vacuno a manera de puerta y escasisimo techo. Como la noche era fría, preferí dormir en la cocina junto al fuego, dejando que las mulas hicieran lo que quisieran y se fueran adonde su fantasía las llevase. Tomé por almohada un cráneo de caballo, de los que se sírven para sentarse en Sudamerica, y envolviéndome en el poncho, me sumergí en el sueño. Cuando me desperté, antes del alba, encontré dos peones y uno de mis compañeros dormidos también junto al fogón. y un gran perro roncando a mi espalda". (2)

La descripción de Darwin es mucho más informativa. Incluso manifiesta en ella su modo de pensar y justipreciar las cuestíones racíales de moda en estos momentos. "Después de atravesar un espacio arenoso -dice-, llegamos al anochecer a una de las estaciones llamadas postas. Ésta se encuentra en la base de de una llanura o meseta situada a unos ciento cincuenta pies de altura -accidente del terreno muy notable en este pais- Al mando de ella estaba un teniente negro, nacido en África. En honor suyo he de decir que no he encontrado, entre el Colorado y Buenos

Aires, rancho mejor cuidado que el suyo. Tenía una pequeña habitación para los forasteros y un corralito para los caballos, construído todo ello con postes y canas. También había hecho construir un foso alrededor de su casa como defensa para caso de ser atacada. Por lo demás el foso no hubiera constituído sino

una pobre defensa si los indios se hubiesen acercado, pero la principal fuerza del teniente parecía fundarse en su determinacion bien decida de vender cara su vida. Algún tiempo antes,. una banda de indios habla pasado por allí durante la noches si los indios hubieran sospechado que allí existía tal posta, nuestro amigo el negro y sus cuatro soldados seguramente habrian oído pasado a cuchillo. En parte alguna he encontrado hombre tan cortes y servicial como ese negros por eso me apenó mucho al ver que no quiso sentarse a la mesa con nosotros".(3)

NOTAS Y COMENTARIOS

(1)Hemos tomado estas descripciones del libro de Pedro Inchauspe, La tradición y el gaucho (Buenos Aires: Guillermo Kraft Limitada, 1956), P-186.

(2)Francisco Bond Head visitó Argentina a principios del siglo XIX. Es el autor de Las RamRas y los Andes.

(3)Carlos R. Darwin, naturalista inglés que anduvo por nuestras tierras y Brasil en un viaje de estudio. También escribió un interesante libro relacionado con lo que vio y des-cubrió en sus investigaciones.

Los craneos de caballo: Como observa Head era común ver en los ranchos y postas este particular tipo de asiento.

El rancho: El rancho argentino que habitaban los gauchos era una casita, mejor dicho,un cuarto de adobe y techo de paja, con una puerta y una ventanilla en dirección opuesta a la puerta. El "ranch" americano en Argentina se llama "estancia".

Colorados: Río argentino, que nace de la union de los ríos Grande y Barrancas, ambos mendocinos. Mendoza es la capital de la provincia que lleva el mismo nombre, situada casi al pie de los Andes.

Correos: Como servicio público, el correo aparece en España en el siglo XVI, y casi por el mismo tiempo en América.

(c) Copyright Egydio Romanenghi, Carlos Noguiera-Martins. 1976/1999.